El Diseño De Oficina Sostenible Es Un Negocio Bueno y Sostenible
abril 10, 2017 AD&V

CUANDO SOSTIENES TUS RECURSOS, ELLOS TE SOSTIENEN A TI.

En la arquitectura, como en el  diseño de interiores sostenible, los diseñadores buscan minimizar el impacto negativo de los edificios en el medio ambiente mediante la aplicación de métodos ecológicos innovadores a sus diseños—que incluyen tecnología de ahorro energético, materiales sostenibles, reciclaje, reutilización y otros elementos que apoyan el balance ecológico a largo plazo.

En efecto, el balance es la clave. Como buenos ciudadanos, debemos equilibrar nuestra necesidad de consumir recursos naturales, con la necesidad del planeta de conservar esos recursos. Realmente podemos florecer solamente en un entorno fértil.

Las mejores prácticas de diseño sostenible no solo se enfocan en ahorrar energía y recursos naturales, sino también en aumentar el bienestar de quienes trabajan en los espacios que diseñamos, lo que aumenta su comodidad, mejora su experiencia, aumenta su productividad y mejora la calidad de sus vidas mientras reducen la demanda en el medio ambiente.

El Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas estima que, si todas las personas en el mundo vivieran como viven hoy en día en los países desarrollados, el mundo necesitaría los recursos de 5.5 planetas terrestres.

EL DISEÑO DE OFICINA SOSTENIBLE

El diseño sostenible es diseño responsable. El diseño sostenible crea espacios atractivos y funcionales que elevan la experiencia humana y el bienestar de las personas sin comprometer la condición y el bienestar del planeta. Considera el resultado final de cada elemento de diseño, adaptando su enfoque para maximizar los beneficios para los ocupantes y minimizar el uso de energía y el desperdicio.

Lo edificios verdes o los edificios ecológicos de oficina son edificios de alto rendimiento porque son eficientes en cuanto a costos y energía y, según los estudios, pueden aumentar el desempeño de los empleados, la productividad y la satisfacción laboral.

El Consejo de Construcción Verde de los Estados Unidos estima que, en promedio, los edificios verdes reducen el consumo de energía por un 30%, las emisiones de carbono por un 35%, el consumo de agua entre un 30% a 50% y los costos de residuos entre un 50% a 90%.

Los diseñadores de edificios ecológicos y de oficinas sostenibles tienen su mirada fija en el futuro. Un espacio de trabajo ecológico debe ser capaz de funcionar, verse al día y mantenerse por sí mismo en los años venideros. Elegir materiales reutilizables, reutilizados, reciclados o reciclables tiene más sentido y cuesta menos a largo plazo que usar materiales atractivos y modernos que no sean duraderos.

Una oficina sostenible bien diseñada puede crecer con el negocio y evitar cambios innecesarios y costosos que conducen a desperdicios adicionales; por lo tanto, los diseñadores deben tener en cuenta las proyecciones de crecimiento de sus clientes.

Las opciones de diseños sostenibles—a veces simples, a veces desafiantes, siempre poderosas— pueden transformar un espacio de trabajo normal en uno que ahorre dinero como resultado de sus bajos costos de energía y de un aumento en la productividad, compromiso y retención de los empleados.

DISEÑANDO PARA LA EFICIENCIA

Incorporating high-efficiency systems that minimize use and waste and that provide long-term savings and a lower e

La incorporación de sistemas de alta eficiencia que minimicen el uso y el desperdicio, y que brinden ahorros a largo plazo y un impacto ambiental menor, está en el núcleo del diseño de un edificio u oficina sostenible.

Desde la orientación del edificio hasta el tamaño de sus ventanas, la iluminación LED, los sensores de ocupación, los grifos de bajo flujo y los electrodomésticos Energy Star, los arquitectos y los diseñadores de interiores tienen numerosas opciones cuando diseñan con eficiencia y buscan la certificación BREEAM o LEED para sus clientes.

A continuación, hablamos sobre los elementos básicos de una oficina sostenible: energía, luz, aire, agua, materiales y muebles.

ENERGÍA

The goal here is to reduce overall energy consumption and waste by using energy-efficient equipment throughout the office, employing renewable energy sources, and getting employees involved in energy-saving measures such as turning off their computers at the end of the work day, participating in company-wide recycling programs and car pooling.

Según una encuesta de Carbon Trust, el 67 por ciento de los empleados desean ayudar a sus empresas a reducir las emisiones de carbono, pero no saben cómo.

El objetivo aquí es reducir el consumo general de energía y el desperdicio mediante el uso de equipos eficientes en toda la oficina, empleando fuentes de energía renovables y haciendo que los empleados participen en medidas de ahorro de energía, como apagar sus computadoras al final del día de trabajo, participar en los programas de reciclaje de la empresa y en el uso compartido de automóviles (“car pooling”).

LUZ

Aprovecha la luz natural—es mucho más económica que la luz eléctrica y mejora el desempeño de los empleados en la oficina.

A un costo estimado de $38 billones al año, la iluminación representa la mayor fuente de consumo de electricidad en los edificios comerciales de EE. UU., según el Departamento de Energía de los Estados Unidos.

Aplique técnicas de iluminación natural, como claraboyas, captación solar, techos inclinados, estantes de luz, superficies reflectantes y dispositivos de sombra (para reducir la luz solar directa, el resplandor y el calor). Use iluminación LED y sensores de ocupación, foto sensores y sistemas de atenuación de luz para controlar el uso de luz eléctrica.

AIRE

El aire fresco y comodidad térmica tienen una influencia positiva en la salud y en el bienestar de los ocupantes de la oficina. Los empleados alertas, saludables y cómodos están más involucrados en sus trabajos y son más productivos, por lo que vale la pena mejorar la calidad del aire en el lugar de trabajo.

Incorpora la mayor cantidad posible de ventilación fresca y natural. Usa  materiales, pinturas, muebles y equipos de bajas emisiones. Provee controles de temperatura individuales para los empleados—serán más productivos y tu uso de energía y costos disminuirán.

Los contaminantes en el interior son generalmente de dos a cinco veces mayor que los niveles de contaminación en el exterior—llegando a ser hasta 100 veces mayor en algunos casos, según la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA).

Purifica el aire con plantas. Siembra árboles cerca del edificio para proporcionar sombra en el verano y calor en el invierno. Considera un techo verde para reducir aún más los costos de aire acondicionado y de calefacción.

AGUA

La conservación y el reciclaje son los principios fundamentales del uso sostenible del agua.

La EPA estima que aproximadamente el 40% del agua utilizada en los edificios de oficinas es para fines sanitarios y aproximadamente el 28% se utiliza en calefacción y refrigeración.

De acuerdo con la Alianza para la Eficiencia del Agua, cada empleado es responsable de 3,900 descargas de inodoros y 13,000 descargas de urinales en la oficina por año, y cada empleada descarga el inodoro 6,420 veces al año.

Conserva agua instalando dispositivos de ahorro de agua, como grifos y sensores de bajo flujo, inodoros de baja descarga y urinales sin agua (hechos con selladores y revestimientos repelentes al agua). Recicla el agua del lavamanos para los inodoros (aguas grises). Cosecha el agua de lluvia si es posible.

MATERIALES

Los materiales que utilizamos tienen un impacto ambiental que se extiende desde el proceso de fabricación hasta el vertedero.

Al diseñar una oficina sostenible, debemos buscar materiales que no sean tóxicos, que sean ecológicos, reciclados, reciclables, renovables, duraderos y/o reutilizados. Usa pinturas con bajo contenido de compuestos orgánicos volátiles, superficies de vidrio reciclado, estanterías en lugar de paredes o particiones, alfombras hechas de materiales reciclados o losetas de moqueta.

Recuerda comprar localmente cuando que sea posible para darle un sentido local de lugar a tu espacio, ahorrar dinero y energía en el transporte y apoyar la economía local.

QUÍMICOS TÓXICOS QUE TÍPICAMENTE SE ENCUETRAN EN LAS OFICINAS:

  • Formaldehído: un carcinógeno utilizado en carpintería, jabones, detergentes, gabinetes y pegamentos.
  • Compuestos orgánicos volátiles (COV): gases emitidos por pinturas, madera contrachapada, tableros de partículas, equipos de oficina como copiadoras e impresoras, papel de copia sin carbón, barnices, pegamentos y productos de limpieza.
  • Éteres de difenilo polibromados (PBDE): se encuentran en plásticos, poliestireno o foam y telas.
  • Compuestos pefluorados (PFC): se encuentran en muebles resistentes a las manchas y utensilios de cocina antiadherentes.
  • Percloroetileno (PCE): se encuentra en ceras para muebles, revestimientos de goma, aerosoles, jabones solventes, adhesivos, selladores y lubricantes.
  • Ftalatos: se encuentran en ambientadores, vinilos, barnices de madera y lacas.

MUEBLES

Cuando se trata de muebles de oficina, lo primero que el cliente y el diseñador deben considerar es qué piezas existentes se pueden reusar o reutilizar. Enviar muebles utilizables al vertedero para comprar muebles nuevos ecológicos de alguna manera derrota el propósito, ¿verdad? Recuerda, también, que un producto sostenible del extranjero no va a ser realmente ecológico ya para el momento que te llegue.

Elige muebles que sean restaurados, reutilizados o reconfigurados, preferiblemente hechos con materiales no tóxicos, reciclados o reciclables. Para ser sostenible, los muebles también deben ser fácilmente mantenidos y reparados, duraderos, adaptables y eterno.

LA MADERA SOSTENIBLE CERTIFICADA DEBE CUMPLIR CON LOS SIGUIENTES REQUISITOS:

  • Bosques manejados responsablemente.
  • Protección de la biodiversidad, especies en riesgo y hábitat de vida silvestre.
  • Respeto por las culturas y economías nativas.
  • Niveles de cosecha sostenibles.
  • Protección de la calidad del agua.
  • Uso restringido de pesticidas.
  • Cadena de custodia supervisada.
  • Regeneración inmediata. (Replantación y reforestación.)
  • Auditorías de certificación de terceros realizadas por organizaciones acreditadas de certificación.
  • Resúmenes de auditoría de certificación disponibles públicamente.
  • Participación de múltiples partes interesadas en un proceso de desarrollo de normas.
  • Proceso de quejas y apelaciones.
  • Diseñado para personas.

Al final, se trata de las personas—cómo experimentan los espacios que creamos para ellos. El diseño sostenible no es la excepción.

La sostenibilidad debe servir a las personas, así como al medio ambiente y al resultado final. Diseñar para las personas significa comprender y abordar las necesidades y deseos de quienes ocuparán el espacio. Por ejemplo, un énfasis creciente en la innovación y la colaboración requiere que diseñemos espacios que motiven y faciliten una variedad de interacciones y reuniones.

El diseño sostenible de la oficina mejora el desempeño de los empleados porque las personas piensan, sienten y trabajan mejor en oficinas que tienen más luz natural, aire más limpio, una temperatura cómoda, vistas bonitas al exterior y una decoración inspiradora. Por lo tanto, un ambiente de oficina más saludable mejora la moral del equipo de trabajo, la retención de empleados, la productividad y la rentabilidad.

En estos días, más empleados prefieren trabajar para empresas que se preocupan por su impacto en el medio ambiente y por el bienestar de sus empleados. Esa creencia—que la compañía se preocupa, por el planeta y por mí—es poderosa y beneficiosa. Las personas que buscan empleo a menudo eligen a la “empresa que se preocupa” sobre la empresa que ofrece un salario más alto.

Un informe de 2016 del Consejo Mundial de Construcción Ecológica, Construyendo el Caso de Negocio: Salud, Bienestar y Productividad en Oficinas Verdes, identifica los siguientes ocho elementos clave de espacios de trabajo más ecológicos y saludables.

  1. Calidad del aire interior y ventilación. Las oficinas saludables tienen bajas concentraciones de CO2, COV y otros contaminantes, así como altas tasas de ventilación. Las puntuaciones cognitivas para los empleados en una oficina verde y bien ventilada aumentan un 101%.
  1. Comodidad térmica. Las oficinas saludables tienen un rango cómodo de temperatura que el personal puede controlar. Cuando las oficinas están demasiado calientes, el desempeño del personal cae un 6% y un 4% si hace demasiado frío.
  1. Iluminación durante el día e iluminación artificial. Las oficinas saludables tienen acceso generoso a la luz del día y a la iluminación eléctrica auto-controlada. Los empleados en oficinas cerca de ventanas duermen un promedio de 46 minutos más.
  1. Ruido y acústica. Las oficinas saludables usan materiales que reducen el ruido y proporcionan espacios de silencio para trabajar. El desempeño del personal cae un 66% como resultado de ruidos molestos.
  1. Diseño interior y diseño activo. Las oficinas saludables tienen una gama diversa de espacios de trabajo, con amplias salas de reuniones, zonas de silencio y escritorios de pie, que promueven el movimiento activo dentro de las oficinas. Los espacios de trabajo flexibles ayudan al personal a sentirse más en control de su carga de trabajo y fomentan la lealtad.
  1. Biofilia y Vistas. Las oficinas saludables tienen una variedad amplia de plantas en el interior y en el exterior, así como vistas a la naturaleza desde los espacios de trabajo. El tiempo de procesamiento en un centro de llamadas mejoró hasta un 12% cuando el personal tenía vistas a la naturaleza.
  1. El aspecto y el sentir. Las oficinas saludables tienen colores, texturas y materiales que son acogedores, relajantes y evocan la naturaleza. El atractivo visual es un factor importante en la satisfacción laboral.
  1. Ubicación y acceso a los servicios. Las oficinas saludables tienen acceso al transporte público, rutas seguras para bicicletas, estacionamiento, duchas y una variedad de opciones de alimentos saludables.

En pocas palabras: la sostenibilidad ahorra energía, ahorra dinero, salva el planeta y hace que las personas sean más felices, más saludables y más productivas. Todos ganamos.

EN AD&V, PRACTICAMOS LO QUE PREDICAMOS.

Nuestras oficinas son meticulosamente ecológicas, y activamente proporcionamos y promovemos soluciones de diseño que incorporan prácticas sostenibles.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*