ARCHITECTS, NOT STARCHITECTS. Architectural leadership for the new millennium.

Aquitectos, No Arquitectos Estrellas
septiembre 6, 2016 AD&V

LIDERAZGO ARQUITECTÓNICO PARA EL NUEVO MILENIO.

COMO ARQUITECTOS, ESTAMOS EN UNA CRUZADA.

Según un estudio reciente de Georgetown University, la arquitectura es actualmente la trayectoria profesional con la mayor incidencia general de desempleo en los Estados Unidos. Este estudio revela que el 17.5% de los recién graduados de las escuelas de arquitectura de la nación están desempleados y el 42% de las firmas de arquitectos en el país han quebrado o se han visto obligados a modificar radicalmente sus modelos de negocios para sobrevivir.

Teniendo en cuenta el considerable sacrificio de tiempo y dinero requerido para obtener un título profesional, la arquitectura se destaca como una de las carreras menos lucrativas dentro del sector de servicios profesionales.

¿SERÁ QUE EL EGO ESTÁ IMPIDIENDO NUESTRO PROGRESO PROFESIONAL?

Irónicamente el surgimiento del arquitecto estrella (starchitect), cuyo único motivo parecía ser celebrar su papel de protagonista por encima y más allá del trabajo en sí, sin duda lanzó al éxito algunas carreras pero al mismo tiempo contribuyó al deterioro general de la profesión. Una obsesión generalizada con todas las cosas nuevas e inusuales y la tendencia a escandalizarse por el simple hecho de ser impactante, ha permeado tanto a los medios de comunicación como a los salones de la academia. Lo cual minimiza la contribución de aquellos arquitectos menos visibles que trabajan, en silencio y en serio, día tras día, creando espacios y productos que responden de manera responsable y creativa a las necesidades de su lugar y tiempo.

La imagen idealizada del arquitecto omnipotente: diseñador, planificador, constructor, ingeniero social – maestro del universo a lo Frank Lloyd Wright, tan presente en la ficción y el cine a mediados del siglo XX y personificado con las novelas de The Fountainhead por Ayn Rand, perdió su auge por la llegada del nuevo milenio. Hoy en día, los arquitectos ya no disfrutan de tener un rol protagonista como era lo común hace solo unas décadas. Hoy en día, los arquitectos se diluyen en un mar de especializaciones y funciones secundarias, perdidos en un laberinto Bizantino de complejas relaciones de diseño construido, cuyo efecto colectivo ha minimizado el verdadero impacto de la arquitectura en el producto final.

¿CÓMO NOSOTROS, COMO ARQUITECTOS, RETOMAMOS EL LIDERAZGO?

Profesionalmente, debemos volver al centro de nuestro oficio. Debemos volver a comprometernos con nuestra mayor habilidad y acceder a nuestro talento más importante. En lugar de simplemente diseñar edificios, necesitamos diseñar soluciones. Debemos abordar los problemas reales que rodean al mundo en que vivimos y enfocarnos en aquellas áreas de necesidad crítica como la sostenibilidad, el diseño ecológico y la eficiencia energética que determinarán cómo se despliega el destino de nuestro planeta. Aquí es donde el pulso de nuestra profesión está latiendo y es donde está nuestro futuro.

Nuestra supervivencia como especie depende de cómo nosotros, como seres humanos, elegimos impactar el planeta. Abordar estos temas es nuestro deber y nuestra responsabilidad como arquitectos.

Ahora es el momento para que nosotros, como arquitectos, reasumamos una posición de liderazgo sin egos ni antagonismo. Como arquitectos, tenemos que trabajar más duro que nunca para convertirnos en el centro del conocimiento – no en el centro de atención. Si con humildad y dignidad profesional, podemos comprometernos como grupo con este objetivo compartido, podemos recuperar el rol de liderazgo que creará el camino para los cambios positivos que la sociedad nos está pidiendo que realicemos.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*